VISITA MONASTERIOS CISTERCIENSES

ACTIVIDAD EXTRAESCOLAR PARA ALUMNOS Y ALUMNAS DE 4º ESO DEPARTAMENTOS DE RELIGIÓN Y FILOSOFÍA (VALORES) VISITA A DOS MONASTERIOS CISTERCIENSES EN TOLEDO: MONASTERIO DE MONTE SIÓN (MASCULINO) Y SANTO DOMINGO EL ANTIGUO (FEMENINO)

RESUMEN HECHO POR ALUMNOS/AS QUE HAN PARTICIPADO EN LA ACTIVIDAD

El recorrido llevado a cabo desde el IES María Pacheco hasta la iglesia de Santo Domingo el Antiguo, pasando por el monasterio de Monte Sión, ha sido una ruta preciosa. Hemos atravesado parte de la ciudad de Toledo, campo y urbanizaciones. El sitio, como es natural, no es de fácil acceso, ya que el monasterio necesita de paz y tranquilidad. La historia del monasterio fue contada por un monje que vive en él. Esto ha hecho que la explicación sea más interactiva y contada de un modo menos pesado (datos, fechas, hechos), además de historias y anécdotas, que han servido para el perfecto entendimiento de toda la evolución del lugar. Fue una explicación muy completa. Todo esto ocurrió en el exterior del monasterio recibiendo una clase de Historia de España y de Europa (siguiendo la historia del monasterio), de Literatura (explicando las imágenes de los literatos expuestos en las cerámicas de Zuloaga, con más de cien años, y en las que plasmó la ciudad de Toledo del siglo XIX) y Geología (identificando distintos tipos de árboles y plantas que hay en sus jardines). Ya, dentro del monasterio y en concreto, en el claustro, José Ignacio, nos habló de la vida que hacen los monjes en él, mostrándonos las dimensiones física / espiritual / intelectual / social = refectorio / iglesia/ biblioteca / sala de acogida (hospedería); dimensiones que se dan en toda persona y que deben estar unidas, relacionadas y equilibradas, como lo están estas dependencias a través de las naves del claustro. Lo más importante fue conocer el estilo de vida de José Ignacio. Pensé que iba a ser aburrido, pero fue todo lo contrario, él hizo la visita realmente divertida y dinámica. Sobre este testimonio, el factor más interesante ha sido la puesta en común y el choque de realidades tan alejadas y diferentes, para una comprensión y complemento de conocimientos en ambos mundos. Fue genial conocerle. En santo Domingo el Antiguo, estuvimos poco tiempo por motivo de horario, pero el suficiente para conocer a Sor Pilar que nos habló de su vocación y ver los cuadros del Greco, los Juanes (san Juan Bautista y san Juan evangelista) y la Resurrección.