SANCHITO

Sancho de Castilla y Sandoval, hijo de Pedro I el Cruel, tenía 7 años cuando murió en Toro en 1370. No estaba claro el motivo de su muerte, siempre se dijo que fue envenenado por Enrique II de Trastámara, hermanastro de su padre, al que asesinó para arrebatarle el trono. Los restos del infante fueron trasladados al Convento de Santo Domingo el Real, por orden de su hermanastra Doña María de Castilla, priora del convento. El infante fue encontrado en un altar, cuando se decidió reparar el retablo situado por encima. En 2006 se realizaron varias pruebas para investigar las causas de su muerte, fue sometido a un TAC ( Virgen de la Salud de Toledo ), los médicos aseguraron que no había traumas que explicaran su muerte, también sometido a un examen toxicológico de los tejidos, solo se encontró arsénico, sustancia que se utilizaba para embalsamar, por último se encontraron indicios de inflamación pulmonar compatible con una neumonía, Sanchito murió de una neumonía.